Donald Trump: Tener unas buenas relaciones con Rusia es una cosa buena, no es malo

“Tener unas buenas relaciones con Rusia es una cosa buena, no es malo”, ha afirmado el presidente electo de Estados Unidos en un tuit. “Solo la gente ‘estúpida’ o los tontos, podrían creer que es malo”. “Cuando sea presidente, Rusia nos va a respetar mucho más de lo que lo hace ahora”.

“Tenemos bastantes problemas en todo el mundo como para crear uno más”, ha agregado Trump a continuación. “Ambos países, quizás, trabajen juntos para resolver algunos de los muchos problemas y grandes temas apremiantes que hay en el mundo”.

En una reciente entrevista el ganador de las elecciones presidenciales del 2016 catalogó como “una política caza de brujas” las insinuaciones sobre la supuesta injerencia de los rusos en las elecciones estadounidenses. Sus adversarios, señaló, se lanzaron a buscar culpables en respuesta a su propia derrota electoral.

“China ‘hackeó’ 20 millones de nombres gubernamentales no hace tiempo”, recordó Trump, refiriéndose a una brecha abierta en las bases de datos estadounidenses por un ataque informático desde el territorio chino entre abril del 2014 y principios del 2015. “¿Cómo es que nadie ni siquiera habla de eso? Es una política caza de brujas”.

A principios de este enero el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, aseguró que la Administración actual de Estados Unidos acusó a Rusia de interferir en los comicios presidenciales de noviembre pasado en un intento de privar al presidente electo Donald Trump de legitimidad.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿El final de la ideología en Cuba?

En 1960, el sociólogo y académico norteamericano Daniel Bell (1919-2011) publicó “El final de la ideología”, obra que llegó a ser un clásico en las ciencias políticas oficiales. La publicación fue catalogada por el Times Literary Supplement como uno de los 100 libros más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. A pesar de que en los años 1950 e inicios de los 60 había otros partidarios del “Final de la ideología”, Bell es considerado como el más influyente. Aun cuando tuvieron lugar algunas variaciones, esta escuela de pensamiento tiene un común denominador. Tratando de no simplificar excesivamente esta importante tendencia, para el propósito de este artículo es posible afirmar que ésta surgió debido al fracaso percibido tanto del socialismo en la antigua URSS, como del capitalismo en Occidente. Ésta nació en oposición al “extremismo”.

En noviembre de 1968, junto con otros estudiantes de ciencias políticas de la Universidad de McGill, en Montreal, fundamos la Asociación de estudiantes de ciencias políticas. Organizamos una huelga y presentamos dos reivindicaciones principales: la primera consistía en exigir la participación estudiantil en los comités de contratación de la Facultad y la segunda —asociada a este potencial empoderamiento estudiantil, reclamar un profesorado y un currículum más incluyente. Esto podría incluir publicaciones no solamente de Daniel Bell —quien era por supuesto considerado obligatorio y una indiscutible referencia en ciencias políticas, sino también de científicos sociales progresistas, así como los trabajos de Marx y Lenin. En aquella época todo esto estaba excluido. Después de diez días de ocupación y huelga, la solicitud de los estudiantes fue aceptada por la universidad.

daniel-bell

Bell no vio llegar la inevitable insurrección que se estaba fraguando en Estados Unidos entre los ciudadanos afrodescendientes, poco después de que su best-seller saliese de prensa. Estas luchas progresistas, así como la de los pueblos indígenas, tienen su origen al inicio de las Trece Colonias. En los años 1960, los estudiantes estadounidenses fueron atraídos por ideologías y políticas alternativas. De hecho, el movimiento de los jóvenes era omnipresente en toda Norteamérica y en gran parte de Europa. Mientras, en los años 1960, esta tendencia se caracterizaba por diferentes aspectos de la izquierda política e ideológica, y experimentaba sus propios altibajos, parecía la despedida de la tesis del final de la ideología. Sin embargo, el legado de Bell nos sigue acechando.

estudiantes-eeuu

En el último año aproximadamente, en Cuba ha tenido lugar un aumento continuo de artículos en un lenguaje indirecto acerca de la idea del final de la ideología, escritos por algunos blogueros e intelectuales cubanos marginales. Al inicio eran tímidos, pero luego cada vez más audaces. Hablaban de la “estéril dicotomía entre socialismo y capitalismo”, aconsejando a los revolucionarios cubanos ser “equilibrados y profundos en sus criterios” cuando se trata de criticar el imperialismo estadounidense, o de evitar el extremo de ser “fidelista o anticastrista”, etiquetando de “extremistas” o “fanáticos” a los marxistas-leninistas o a los fidelistas, escribiendo sobre dos grandes falacias acerca de lo revolucionario en Cuba, la derecha y la izquierda como un “dogma excluyente” y, por último, postulando que “la vida es más compleja incluso que las ideologías”.

Leyendo estos artículos, regresaban continuamente a mi mente aquellos días universitarios de 1968. ¿Cómo pudo ser posible que nos opusiéramos al final de la ideología en el corazón del capitalismo, y que ahora esto vuelva a surgir —entre todos los lugares imaginables, justamente en Cuba? Podría argumentarse que la oposición en Cuba está viniendo de la “izquierda”, es decir de quienes pretenden apoyar a la revolución. Pues bien, ¿de dónde más podría surgir sino es de la llamada izquierda? Esto es Cuba. No olvidemos que Bell se consideraba a sí mismo de izquierda y que su oposición a la ideología fue ostensiblemente desde una perspectiva de izquierda y no de derecha. Es así como logró construir su credibilidad. Bell se había desilusionado del socialismo y no veía otra alternativa, por lo que libró una batalla tanto contra el capitalismo como contra el socialismo. Su trabajo refleja su propio dilema personal y político. Sin embargo, objetivamente hablando, esta llamada neutralidad respecto a los extremos consistió en lanzar un salvavidas al capitalismo. No es un accidente que Bell sea tan apreciado por las élites gobernantes de Occidente.

Siempre he aseverado que la más peligrosa oposición a la Revolución cubana proviene de la llamada izquierda, y no de la derecha abiertamente plattista. Es un cáncer en la sociedad cubana que, si se deja crecer sin una fuerte resistencia ideológica, podría influir en algunos ingenuos, especialmente entre los jóvenes, los intelectuales y los artistas.

Al mismo tiempo, cuando Bell escribía sus ensayos a finales de los años 1950, compilados en su volumen de 1960, Cuba constituía el escenario de la más evidente refutación de su teoría: el ataque a Moncada de 1953, su programa resultante y el triunfo de la revolución el 1° de enero de 1959. Fidel Castro y el Movimiento 26 de julio constituyeron el camino embrionario hacia a una nueva ideología revolucionaria marxista-leninista en Cuba. Lejos de ser un periodo caracterizado por el final de la ideología, Cuba dio al mundo el resurgimiento y la confianza en la necesidad de la ideología. Cuba representó el fin del final de la ideología. La revolución cubana surgió durante el auge de la Guerra fría, pero se erigió resueltamente en contra de cualquier intimidación por parte de la izquierda o del imperialismo. Para la izquierda de aquella época, y más aún para la derecha, esta posición no se conformaba a lo políticamente correcto. De esta manera, Fidel tuvo la perspicacia de no revelar el escenario completo en el periodo inicial. Sin embargo, la ideología se encontraba en el centro del pensamiento y la acción.

granma

Desde 1953 Cuba siempre ha sido —y lo sigue siendo, la quintaesencia del desarrollo de los principios ideológicos. Cada palabra escrita y pronunciada por Fidel está impregnada de ideología. Cuba no está anquilosada, por el contrario, sigue evolucionando según la situación. De otra manera, Cuba no hubiese podido sobrevivir a sus enemigos durante todo este tiempo.

Estoy convencido de que uno de los principales objetivos implícitos de la campaña mediática corporativa internacional contra Fidel, justo después de su fallecimiento, consistió en una revancha del imperialismo contra él por negarse a capitular en el tema de la ideología. Pero, ¿por qué —podrán preguntarse los medios interminablemente— la revolución cubana nunca suscribió el final de la ideología, como debía hacerse, según las ciencias políticas oficiales? En todos estos años, desde el 26 julio de 1953 hasta el 25 noviembre de 2016, Fidel vivió y murió tal como lo exigió a los demás: como un humilde revolucionario.

En el actual contexto histórico, tratar de impregnar la cultura política cubana de “neutralidad” acerca de la ideología, oposición a los “extremos”, “equidistancia” entre socialismo y capitalismo, etc., no constituye un desafío al dogmatismo de la izquierda tal como tratan de presentarlo. El verdadero desafío es contra el socialismo y la ideología del marxista-leninista. En los años 1960, la teoría del Bell complacía a los círculos de gobernantes que deseaban preservar el statu quo. ¡Las élites estaban en el poder y no temían ser desalojadas por su propio capitalismo! El Final de la ideología y su crítica al capitalismo fue tan sólo un pretexto para criticar al socialismo. En 1968, en la Universidad McGill, esto constituyó el principal argumento de los profesores y administradores conservadores. Aparentemente ellos no estaban ni a favor y en contra de ninguna ideología. “Todas las opciones políticas son bienvenidas”. Sin embargo, Bell fue aún más aceptado. Él se oponía, decían ellos, tanto al capitalismo como al socialismo. Sin embargo, quienes favorecían el statu quo del capitalismo se apoyaron en el final de la ideología. Quienes se oponen a la ideología “extrema” de la izquierda fueron totalmente integrados a la ideología capitalista y ayudaron a elaborarla y a difundirla. El propósito del “Final de la ideología”, en los años 1960 y ahora en Cuba, es poner fin a las ideologías marxista-leninista y socialista.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Renuncia secretario de Juventud del Gobierno de Michel Temer

El secretario de Juventud del Gobierno interino de Michel Temer, Bruno Júlio, presentó su dimisión la noche del viernes luego de aplaudir las matanzas ocurridas en los últimos días en cárceles de Brasil, que dejaron un saldo de al menos 93 muertos.

“Lo que había era que matar más (presos), tenía que haber una matanza por semana”, dijo en una entrevista el ahora extitular de la Secretaría de Juventud, vinculada a la Secretaría de Gobierno de la Presidencia de la República.

De acuerdo con medios locales, la renuncia del funcionario partidario del gobernante Partido Movimiento Democrática Brasileño (PMD) ya fue aceptada por la actual gestión, que sustituye a la presidenta electa Dilma Rousseff destituida por un golpe parlamentario.

Luego de sus declaraciones sobre las matanzas en cárceles del país, Júlio aseguró que fueron realizadas a título personal al periodista, después de terminada la entrevista

Brasil atraviesa una crisis penitenciaria luego de varios motines, el último ocurrido este viernes en la Penitenciaría Agrícola de Monte Cristo (Pamc), en Roraima, que dejó 31 reos. Tres días antes, un enfrentamiento dentro de la cárcel Anísio Jobim de Manaos dejó 56 fallecidos y 150 presos fugados.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mucho dinero para acabar con la Revolución cubana

Por Arthur González.

Los resultados de las recién concluidas elecciones parlamentarias en Venezuela, son un ejemplo de cómo trabaja Estado Unidos contra gobiernos que no son de su agrado.

Cuba ha sido un laboratorio para tareas similares, pero en circunstancias históricas diferentes, y a pesar de que los yanquis no alcanzaron los objetivos trazados, incluso impedir el triunfo de Fidel Castro, persisten en su deseo de hacer fracasar el modelo socialista para que no sea un ejemplo a seguir por otros países de la región.

En su obstinado empeño, no escatiman un solo centavo para sufragar una guerra sórdida y permanente desde el mismo año 1959.dinero EU

Cuando se revisan los presupuestos de los primeros Programas de Acciones Encubiertas de la CIA, se percibe que nunca dudaron en gastar lo que entendieran necesario, con tal de destruir la naciente Revolución cubana.


En el primer Programa, aprobado en marzo de 1960 por el presidente D. Eisenhower, el presupuesto asignado a la CIA para los años fiscales 1960 y 1961, fue el siguiente:

I. Acción política Apoyo de los elementos de la oposición y otras actividades grupales: 150 mil usd en 1960 y 800 mil usd en el 1961.

II. Propaganda: Operaciones de radio y programación, incluida la instalación de los transmisores, 400 mil usd en 1960 y 700 mil en 1961.

La prensa y las publicaciones, 100 mil usd en 1960 y 500 mil usd en 1961.

III. Actividades Paramilitares: Entrenamiento y material de apoyo aéreo y marítimo para la infiltración y la ex filtración de elementos contrarrevolucionarios, 200 mil usd en 1960 y 1 millón 300 mil usd en 1961.

IV. Recolección de información de Inteligencia: 900 mil usd en 1960 y 3 millones 500 mil usd en 1961.

Ese documento de la CIA señala: “estas cifras se basan en la suposición de que la acción principal no se realice hasta el Año Fiscal 1961. Si por razones de las decisiones de la política u otras contingencias, sobre la cual la CIA no puede ejercer el control, ésta debe acelerar el Programa de Acción y se necesitarán fondos adicionales”.

Hay que recordar que en esa fecha una Coca-Cola solo costaba cinco centavos de dólar.

Pasados los años el dinero asignado fue incrementándose, al diseñarse tareas más complejas, hasta llegar al 2004 en que el presidente George W. Bush, aprobó el llamado Programa para acelerar la Transición en Cuba.

En dicho Programa se asegura que:

“El gobierno de Estados Unidos dispondrá de 29 millones de dólares adicionales, para incrementar el presupuesto actual de 7 millones de dólares del Programa Cuba para uso del Departamento de Estado, la USAID y otras agencias del gobierno, para llevar a cabo medidas dirigidas al entrenamiento, desarrollo y fortalecimientos de la oposición y la sociedad civil cubana”.

Para materializarlo diseñaron múltiples acciones, entre ellas:

“Brindar fondos adicionales a Organizaciones No Gubernamentales, ONG, dispuestas a trabajar en el apoyo a actividades de los grupos de derechos humanos de la Isla, con el objetivo de financiar un incremento en el flujo de información acerca de la transición, incluyendo las transmisiones de Radio y Tv Martí”.

“Trabajar con países aliados dispuestos a apoyar la creación de un fondo internacional para la protección y desarrollo de la sociedad civil en Cuba. Este fondo será utilizado para entrenar y financiar a voluntarios de diferentes nacionalidades que viajarían a Cuba por varias semanas para ofrecer asistencia técnica y logística a bibliotecas independientes, organizaciones profesionales y caritativas, a periodistas, educadores, enfermeras, y médicos que trabajan de forma independiente”.

En sus sueños por dividir la unidad del pueblo cubano, los ideólogos de la CIA y de otras agencias de inteligencia, organizaron tareas y asignaron fondos millonarios para subvertir a los jóvenes, las mujeres y los negros, tres pilares sumamente beneficiados por la Revolución socialista como nunca antes.

Para ello, el Programa de Transición contempla las siguientes acciones:

“Financiar iniciativas para ofrecer programas educacionales a familiares de opositores políticos, lo cual incluye el establecimiento por parte de la OEA de un programa universitario de becas para los niños de los disidentes cubanos que estudiarían en universidades latinoamericanas”.

“Financiar programas para apoyar los esfuerzos de las mujeres cubanas para construir la democracia. Tales programas entrenarían, desarrollarían y organizarían grupos femeninos en Cuba y traerían a nuestro país a ONG de terceros países con experiencia en este tema.

“Financiar programas para desarrollar grupúsculos en la comunidad negra cubana. Los programas pueden involucrar a líderes de ONG de esa comunidad y de los países africanos que viajarían a Cuba, quienes formarían en sus respectivas naciones grupos de trabajo sobre Cuba. En esta recomendación también se plantea financiar transmisiones dirigidas a cubrir las necesidades de la comunidad negra cubana”.

Estas propuestas se pusieron en marcha desde el 2004, materializándose de diversas formas.

En el 2008 el dinero asignado para desmontar el socialismo cubano alcanzó la cifra de 45,7 millones de usd, siendo la USAID una de las mayores receptoras de ese dinero, el cual fue repartido entre varias ONG, entre ellas People in Need, la Universidad de Loyola, Jackson State University, Panamerican Development, Alliance for Family, TV Martí, Center for Democracy in the Americas, Consorcio de Mississippi para el Desarrollo Internacional, Global Patners International Resorces, entre otras.

Para los jóvenes, principal blanco de su trabajo subversivo, desde el 2009 iniciaron un programa de becas con el fin de preparar líderes comunitarios.

Barack Obama, desde la llegada a la Casa Blanca, aprueba anualmente 20 millones de usd para actividades subversivas contra Cuba.

En el 2014 el Miami Dade College, a través de la Fundación Nacional Cubano Americana, ofertó becas para 17 familiares de contrarrevolucionarios cubanos y en abril del 2015 la organización World Learning Inc., con sede en Washington, abrió una nueva convocatoria de un “Programa de Liderazgo de Verano”, para jóvenes cubanos de 16 a 18 años, durante cuatro semanas en Estados Unidos, al que asistieron 30 cubanos.

Con las mujeres no pudieron, pues la Revolución las elevó al sitial más alto en la sociedad cubana actual, quedando los negros como uno de los segmentos poblacionales prioritarios. Hace solo unos años la NED, Fundación Nacional para el Desarrollo, distribuyó 62 mil dólares para la organización Alianza Afro-cubana.

Septiembre del 2006, el Consorcio de Mississippi para el Desarrollo Internacional, que agrupa las cuatro universidades negras más importantes de Estados Unidos, anunció la creación del Centro para la Comprensión de los Afro-Descendientes Cubanos, (CUCAD), financiado por la USAID y el Departamento de Estado.

El 13 de junio del 2013 el Departamento de Estado anunció varios proyectos para promover la Democracia y los Derechos Humanos en Cuba, uno de ellos consiste en herramientas digitales, para que sean utilizadas de forma selectiva y segura por la población civil cubana, junto con otra iniciativa para el fomento de igualdad y defensa de las redes sociales de Afrocubanos.

No por gusto los principales cabecillas de los grupúsculos contrarrevolucionarios son de raza negra, pero vale señalar que los cubanos no se han dejado confundir con las mencionadas propuestas y la unidad se mantiene entre todos.

Por si fuera poco el dinero gastado contra Cuba, el pasado 25 de marzo 2015 la subsecretaria de Estado, Roberta Jacobson, informó que el Presidente solicitó al Congreso 2 mil millones de dólares para Latinoamérica y de esa suma 53,5 millones se destinarán para la Iniciativa Regional de Seguridad, (CBSI), y una buena cantidad será empleada en programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.

¿Quién puede calcular el monto total del dinero gastado en balde contra Cuba?

Es realmente imposible, porque las operaciones encubiertas de la CIA son muy costosas y sus presupuestos secretos, al que se suman los gastos de los programas para los “refugiados políticos” y los que solicitan asilo político mediante la Ley de Ajuste cubano.

A pesar de esto Cuba continua su rumbo y Estados Unidos a la espera de que las penurias causadas por la Guerra Económica, le den el mismo resultado que las recientes elecciones en Venezuela, pero como señaló José Martí:

“Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Guantánamo centro mundial de los debates por la paz

GUANTÁNAMO.—El IV Seminario Inter­nacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares Extranjeras inicia hoy en esta ciudad, con la presencia de más de 200 delegados de cerca de 30 países.

Constituyen objetivos del evento incrementar las acciones por la paz universal, de­nunciar la política injerencista de las grandes potencias, empeñadas en establecer bases militares en todos los continentes, y apoyar a Cuba en su justa reclamación a Estados Uni­dos para que le devuelva el territorio ilegalmente ocupado por el enclave naval de Guan­tánamo.

La apertura del encuentro está señalada pa­ra las 9 de la mañana en el teatro de la Asam­blea Provincial del Poder Popular. Se­guidamente María do

Socorro Gomes, presidenta del Consejo Mundial por la Paz, realizará una in­tervención especial y luego la doctora Nancy Acosta Hernández, presidenta del

Gobierno, ofrecerá a los delegados una ca­racterización del territorio, parte del cual (117,6 km²) ocupa desde 1903 la ilegítima base yan­qui, cuya imposición viola los tratados in­ter­na­cionales de los cuales Cuba y EE.UU. son suscriptores.

Situación de las bases militares en el mundo, es el título de la primera conferencia, la cual será impartida por el Dr. Manuel Car­bonell, colaborador del Movimiento por la Paz, y seguida por la del excelentísimo señor Ed­gar Ponce Iturriaga, embajador de la Re­pública de Ecuador en Cuba.

La jornada vespertina de esta primera fecha contará con la presentación de otras ponencias, entre ellas La presencia y los impactos de las ba­ses militares de los Estados Unidos en Amé­rica Latina y el Caribe y las amenazas a la paz en la re­gión, de la pacifista norteamericana Ann Wright.

Mi Guantánamo que no es la base naval, se nombra la gala cultural con la cual concluirán las actividades del día inicial del IV Seminario, el que finalizará el próximo miércoles 25 con un acto político cultural en el poblado de Cai­manera y la lectura de la declaración final.

En el marco del evento se hará pública la con­vocatoria al Primer Seminario Inter­na­cional Realidad y desafíos de la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz, previsto para La Habana del 21 al 23 de septiembre del 2016.

El encuentro que hoy comienza estuvo precedido de los sustantivos debates acaecidos en la reunión del comité ejecutivo del Consejo Mundial por la Paz, que tuvo por sede a esta ciudad el fin de semana último, y que adoptó entre sus acuerdos celebrar la Asamblea Mun­dial por la Paz, en Brasil, en noviembre del 2016.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

En nuestro país el Emir del Estado de Catar

emir de catar
El encuentro hemisférico cerró sus debates con un llamado a la integración regional. Foto: Marcelino Vázquez

LA HABANA.—El Emir del Estado de Catar, Jeque Tamim Bin Hamad Al-Thani, arribó ayer a la capital en visita oficial a Cuba, en su primera escala de una gira que continuará después en México y la República Bolivariana de Venezuela.

Rogelio Sierra Díaz, viceministro de Rela­ciones Exteriores de Cuba, y miembros del cuerpo diplomático de países árabes acreditados en La Habana, le dieron la bienvenida a su Alteza y la delegación que lo acompaña en el aeropuerto internacional José Martí.

Durante su estancia, el mandatario catarí sostendrá conversaciones oficiales con el Ge­neral de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y desarrollará otras actividades.

Catar posee una superficie de 11 521 kilómetros cuadrados, es una península que se extiende hacia el norte en el Golfo Pérsico, desde la costa occidental de la península arábiga.

Su población es de algo más de dos millones de habitantes, en su mayoría se concentra en Doha, la capital, y sus alrededores, y el paisaje natural de la nación es un desierto llano, excepto en la región suroeste.

La economía catarí experimenta tasas de crecimiento desde el 2005 por encima del  8 %, las más elevadas entre todos los países del Consejo de Cooperación del Golfo, gracias a la explotación de los recursos de gas y petróleo con que cuenta el emirato, según reportes de prensa.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Llegará a Cuba el Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja

El excelentísimo señor Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, llegará a Cuba en visita de trabajo este lunes 23 de noviembre.
Durante su estancia, el distinguido visitante sostendrá encuentros con altos funcionarios del gobierno cubano y desarrollará otras actividades.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Caperucita y el lobo

Arthur González

martha beatriz-aguacateCausan lástima los escritos de la otrora niña mimada de los diplomáticos norteamericanos acreditados en La Habana, la contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque Cabello, abandonada a su suerte como resultado de sus propios engaños y falsedades.En sus cuarenta años vividos como “disidente”, Martha Beatriz recibió cientos de miles de dólares, algo insólito para los contrarrevolucionarios, beneficiándose de tales prebendas mientras informaba de represiones inexistentes, huelgas de hambre que terminaban en fastuosas cenas y persecuciones nunca comprobadas.

Por sus actividades provocativas contra el estado cubano fue sancionada a guardar prisión, pero logró ser enviada a la sala del hospital de penados sin sentir los rigores de la cárcel, hasta que fue remitida para su casa bajo una licencia extra penal.

En esas condiciones legales continuó haciendo de las suyas para que el abastecimiento financiero y material no decayera, pero todo tiene límites y se pasó de la raya con el invento de una supuesta huelga de hambre que dijo tenerla “al borde de la muerte”, acompañada de patéticas fotos colocadas en Internet.

De inmediato los yanquis corrieron en su ayuda, al igual que la prensa extranjera y la bloguera oficialista de Washington Yoani Sánchez, todos esperando el desenlace final de la “opositora”.

Pero la verdad no tardó en llegaguacate-1-300x167ar y la TV cubana mostró oportunamente la engañifa de la vieja loba que disfrazada de abuelita quería comerse a caperucita y millones de espectadores disfrutaron del sainete conocido como “Huelga del Aguacate”, donde la loba “moribunda”, era alimentada a través de una ventana con calabazas, hortalizas, vegetales y frutas, convirtiéndose la divulgada “huelga de hambre” en una burla para los yanquis y su pandilla de seguidores.

Martha Beatriz fue relegada a un tercer plano y el financiamiento llevado a la mínima expresión, de ahí que se mudara de casa para no ver más al vecino que le informó a la TV como la alimentaba y buscar nuevas justificaciones para seguir pidiéndole dinero a sus amigos de Miami.

Sin credibilidad alguna y esfumado el prestigio que una vez alcanzó, ahora intenta hacerse víctima del sistema.

Vieja, sola, sin familia procreada ni familiares cercanos que la atiendan, trata de obtener dólares por doquier, aunque para ello tenga que volver a manipular a los que conocen bien su historia.

Ahora pretende hacer creer que es hostigada, perseguida por sus nuevos vecinos, como si aún fuese la estrella de la contrarrevolución que logró ser hasta que cometiera el garrafal error de cálculo en la mencionada “Huelga de Hambre”.

En sus crónicas seniles asegura que su morada es registrada secretamente, sus alimentos manipulados y su ropa cambiada de lugar, acusando a los jóvenes oficiales de la policía política “de falta de oficio por no tener la escuela del llamado KGB soviético”.

La verdad es que para quien lo tuvo todo en un puño, llegar a la tercera edad sin reconocimiento social de ningún tipo, abandonada a su mala suerte, sin el favor de los que una vez la cortejaron y mimaron, debe ser sumamente doloroso, triste, hasta el desespero.

Ante casos como este recordamos a José Martí cuando escribió en su Cuaderno de apuntes:

“Nada falso es duradero ni útil”.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Medios estadounidenses destacan acusación contra el senador Robert Menéndez

robert menendez
Los fiscales describieron que las oficinas de Menéndez en el Ca­pi­tolio eran un centro de actos de co­rrupción Foto: hoy.com

WASHINGTON.— Medios de ­pren­­­sa estadounidenses destacaron la acusación por corrupción presentada el martes por el Depar­ta­men­to de Jus­ticia (DJ) con­tra el senador demócrata Ro­bert Me­néndez.

Los 14 cargos contra el político son resultado de una investigación abierta hace tres años por fiscales federales que dicen tener un caso fuerte contra el senador por intercambiar favores políticos por vacaciones de lujo, donaciones de campaña y vuelos caros, según precisa el diario The New York Times.

La acusación, la primera con cargos de soborno federal contra un senador en una generación, pone el futuro político de Menéndez en peligro y este pudiera enfrentar una po­sible condena de 15 años de prisión por cada uno de los ocho cargos de soborno, agrega el rotativo.

Según el Times, la investigación federal tiene 61 páginas y es “mucho más amplia y grave de lo que se co­noce públicamente”. El senador de origen cubano y férreo opositor de una mejoría de las relaciones entre La Habana y Washington, también fue acusado de conspiración y falso testimonio, añade.

Los cargos giran en torno a la re­lación entre el senador por New Jer­sey y Salomon Melgen, un acaudalado oftalmólogo de Florida, quien se negó a cooperar con la justi­cia en el proceso y fue encausado también, refiere PL.

Los fiscales describieron que las oficinas de Menéndez en el Ca­pi­tolio eran un centro de actos de co­rrupción y que él mismo utilizó a su jefe de personal para solicitar donativos del doctor Melgen, averiguar lo que quería a cambio y asegurarse de que sus pedidos fueran cumplidos.

Entre los favores políticos destaca que Menéndez alentó al gobierno a cambiar la política de reembolso de Medicare de forma que mi­llones de dólares fueran pagados al médico.

Asimismo, los fiscales plantean que trató de impulsar un acuerdo de seguridad portuaria con República Dominicana en el que tenía intereses Melgen y ayudó a las novias ex­tranjeras del cirujano para obtener visas de viajes a Estados Unidos.

Menéndez es el primer senador en enfrentar cargos federales de so­borno desde que otro demócrata de Nueva Jersey, Harrison A. Wi­­­l­liams, fue acusado en 1980 co­mo parte de la investigación de co­rrupción federal conocida como Abs­cam.

Según el diario The Washington Post, la oficina de Menéndez anunció que renunciaría temporalmente a su cargo como el demócrata de más alto rango en el Comité de Re­laciones Exteriores del Senado, mien­tras en­frenta la acusación de los fiscales, aunque voceros de su entorno niegan que vaya a renunciar al asiento como senador.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

EEUU: Liberado afroamericano luego de 28 años en el corredor de la muerte por error

Anthony Ray Hinton

Un recluso en Alabama que pasó casi 30 años condenado a muerte quedó en libertad el viernes luego que los fiscales concluyeron que no había suficiente evidencia para vincularlo con los asesinatos de 1985 por los que fue acusado.

Anthony Ray Hinton, de 50 años, salió el viernes en la mañana de un penal en Alabama. Abrazó a sus familiares y dijo: “Gracias, Jesús”.

Hinton fue declarado culpable de dos asesinatos ocurridos en 1985 durante robos en restaurantes de comida rápida cerca de Birmingham.

La fiscalía había vinculado a Hinton con los asesinatos a través de un revólver calibre .38 hallado en su casa.

Pero la fiscalía dijo el miércoles que sus expertos forenses no pudieron determinar si seis balas en el sitio del crimen —que eran el eje de la evidencia contra Hinton presentada en un inesperado nuevo juicio— provinieron de una pistola que los investigadores tomaron de su casa. La jueza del condado Jefferson Laura Petro desestimó el jueves la causa contra Hinton.

El año pasado, la Corte Suprema envió el caso de Hinton de regreso a un potencial nuevo juicio, lo que motivó un nuevo análisis de la evidencia. Con esa decisión, el máximo tribunal determinó que el abogado de Hinton entonces pensó erróneamente que solamente tenía mil dólares para contratar a un experto en balística y terminó contratando a uno de credenciales dudosas.

“Hemos estado esperando esto. Hemos creído que debería suceder”, dijo Bryan Stevenson, abogado de Hinton y director del grupo Equal Justice Initiative, en Alabama. Stevenson argumentó durante 16 años que Hinton era inocente y que estaba trabajando en un almacén cuando ocurrieron los asesinatos.

(Con información de AFP)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

NYT pide dimisión de senador cubanoamericano Bob Menéndez

La Santa Mambisa

bob menendez

Un editorial de The New York Times que saldrá publicado en la edición impresa de este viernes, y fue adelantado esta tarde en la página digital, pide la dimisión del Senador Bob Menéndez, acusado de corrupción por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

“El Sr. Menéndez no tiene, evidentemente, ninguna prisa para para mostrar contrición (por lo que hizo), pues advirtió el miércoles que las acusaciones ‘no van a ninguna parte’. Él haría un flaco favor a Nueva Jersey al aferrarse al poder como político caído en desgracia. Sus colegas en el Senado deben exigir que dé un paso al costado”, dijo el diario.

Ver la entrada original 528 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Conspiración en Panamá: La naturaleza del Imperio

Diario 90 Noventa

Por: Raúl Antonio Capote

La bandera al fondo La bandera al fondo

El 17 de diciembre del 2014 el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, anunciaba el inicio de un camino que conduciría, muchos pensaron que sería pronto, al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EE.UU y Cuba, cuatro meses después y varios encuentros y diálogos por medio en realidad poco se ha hecho, el bloqueo sigue intacto, Cuba injustamente sigue en la espuria lista de países que patrocinan el terrorismo y los planes para subvertir el orden interno en la isla revolucionaria continúan sin freno.

Ver la entrada original 1.044 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cuba y Estados Unidos: comienza la revisión de cuentas pendientes

Por: José Luis Rodríguez

A la luz del nuevo escenario que se comienza a perfilar en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, uno de los temas que ha salido a relucir con más fuerza en los medios de prensa internacionales es el de la compensación por las nacionalizaciones de propiedades norteamericanas efectuadas en Cuba a inicios de los años 60 del pasado siglo.

En el tratamiento de la noticia -como era de esperar- el tema se ha presentado como una cuenta pendiente a pagar por Cuba frente a propietarios norteamericanos, aparentemente víctimas de procesos arbitrarios, donde pareciera que estuvo ausente la voluntad de cumplir por parte del gobierno de la Isla con lo establecido entonces en este tipo de procesos.

Por otra parte, en el tratamiento actual del tema no se toman en consideración otras reclamaciones que legítimamente Cuba ha venido planteando durante más de 50 años.

Resulta así de mucha utilidad que se revise, siquiera sumariamente, la historia de los acontecimientos que llevaron al surgimiento de una parte de la propiedad estatal en Cuba a partir de los diversos procesos de nacionalización que -bajo diferentes circunstancias- se llevaron a cabo en el pasado siglo.

La primera medida que afectó los intereses de propietarios norteamericanos en Cuba fue la Ley de Reforma Agraria de mayo de 1959, debido a que los mismos eran los mayores propietarios de latifundios que se alzaban como el obstáculo fundamental para el desarrollo agropecuario del país, por lo que resultaron expropiados a partir de la política de entregar la tierra a quienes la trabajaban realmente.

De tal modo, se expropió a los terratenientes de distintas nacionalidades con más de 400 hectáreas (30 caballerías), aunque excepcionalmente se respetaron las fincas con hasta 100 caballerías cuando sus rendimientos productivos superaran el promedio nacional.

Por otra parte, la ley estableció que la expropiación fuera compensada por Bonos Soberanos de la República sobre el valor de la tierra en los libros de contabilidad, devengando un 4,5% de interés anual, pagaderos durante 20 años.

Varios propietarios norteamericanos de tierra -como fue el caso de la United Fruit Company- negociaron durante casi un año esa compensación, pero la posición hostil del gobierno norteamericano impidió concretar la misma, ya que este exigía el pago sobre el valor declarado -no el registrado en los libros de contabilidad-, de forma inmediata y en efectivo, lo que resultaba ilegal e imposible de cumplimentar.

A partir de ese momento, las hostilidades fueron creciendo aceleradamente hasta que en julio de 1960 el gobierno del presidente Eisenhower suspendió la cuota azucarera cubana en el mercado norteamericano, que alcanzaba 700 000 toneladas, lo cual tenía una grave implicación económica para Cuba. Frente a esa decisión se dictó la expropiación forzosa de propiedades norteamericanas mediante la Ley 851 del 6 de julio de 1960.

A través de la Resolución Nº 1 de esa Ley del 6 de agosto de 1960, se nacionalizaron las compañías de teléfonos y electricidad, las refinerías de petróleo y 36 centrales azucareros. Posteriormente, mediante la Resolución Nº 2 del 17 de septiembre de 1960, se nacionalizaron los bancos The First National City Bank, The First National Bank of Boston y The Chase Manhattan Bank.

Finalmente, la Resolución Nº 3 de la Ley fechada el 24 de octubre de 1960 estipuló la nacionalización de otras 164 empresas norteamericanas en todos los sectores de la economía.
El valor total estimado -a partir de fuentes cubanas- de las propiedades norteamericanas nacionalizadas, se ubicó en unos 1 000 millones de dólares -según datos de 1958- y en 1 500 millones, de acuerdo con fuentes norteamericanas.

De igual modo, la Ley 851 estableció la posibilidad de compensar las propiedades norteamericanas mediante Bonos de la República, que devengarían un interés no menor al 2% anual durante 30 años. El fondo para el pago de esos bonos se obtendría de una parte de las ventas de azúcar en el mercado norteamericano, lo que suponía restituir la posibilidad de esas ventas, cosa que el gobierno de Estados Unidos no aprobó, impidiendo de tal modo la compensación.

Actualmente se ha señalado que el valor de las reclamaciones del gobierno norteamericano por concepto de las nacionalizaciones y expropiaciones llevadas a cabo en Cuba -según cifras de la OFAC (Office of Foreign Assets Control) de la Secretaría del Tesoro de EEUU– se eleva a unos 7 000 millones de dólares y cubre unas 5 900 demandas.

Respecto a una posible solución a estos reclamos, la Ley Nº 80 de la Reafirmación de la Dignidad y la Soberanía Cubanas de 1996 fijó que esas indemnizaciones tendrían que negociarse considerando las reclamaciones por daños del gobierno cubano, las que se establecieron en 121 000 millones de dólares mediante la Demanda del Pueblo Cubano contra el gobierno de Estados Unidos por los Daños Económicos Ocasionados a Cuba, aprobada por los tribunales cubanos en enero de 2000.

A ello habría que añadir lo consignado en la Demanda del Pueblo de Cuba al Gobierno de Estados Unidos por Daños Humanos de mayo de 1999, mediante la cual se reclamaron 181 100 millones de dólares.

También habría que proceder a una actualización de lo ocurrido en el ámbito de los daños ocasionados a Cuba por Estados Unidos en los últimos 16 años, tomando en cuenta que solamente el impacto del bloqueo -que se calculaba hasta 1999 en 67 000 millones de dólares- actualmente registra una cifra superior a los 116 880 millones.

No resulta imposible una solución a los litigios que se avecinan, pero es un largo camino por recorrer.

En ellos siempre deberá prevalecer la justicia y el apego a la verdad histórica, que sitúan a Cuba en una posición legítima al reclamar compensaciones por los daños materiales debidos a una política de agresiones y bloqueo económico que ha durado más de 50 años

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

La “nueva política” de los Estados Unidos hacia Cuba (II y final)

cuba-estados-unidos-bloqueoLas intenciones de Obama y los nuevos desafíos para Cuba.

Si antes del 17 de diciembre parecía aun un poco lejano el día en que los Estados Unidos levantaran el bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba –piedra angular de su política hacia la Isla- y se avanzara hacia la “normalización” de las relaciones, ese horizonte parece ahora más próximo.

La historia de los últimos 55 años nos ha convertido en un pueblo curtido en el enfrentamiento a las más disímiles políticas agresivas de los Estados Unidos; pero tal vez no contamos con el mismo entrenamiento a la hora de afrontar una política de agresividad disimulada, una política que se proponga lograr los mismos objetivos por vías del acercamiento y el intercambio cultural, económico y político entre ambas sociedades, con menos restricciones. Un escenario, donde el enemigo que ha contribuido a conformar nuestra cultura política pretende hacerse menos visible, desdibujarse.

Pero, al mismo tiempo, creo que poseemos suficiente talento, inteligencia y entereza para unirnos más, ajustarnos a los nuevos retos y aprovechar las oportunidades que también pudiera ofrecernos en algunas esferas la nueva coyuntura. De lo que se trata es de asimilar el cambio lo más rápido posible.

Es cierto que, si Cuba no pudo ser absorbida culturalmente por los Estados Unidos antes de 1959 y se pudo hacer una Revolución Socialista, muy difícilmente eso pueda ocurrir ahora. No debemos perder nunca el optimismo, pero debemos ser optimistas activos, optimistas con una clara percepción del riesgo, de nuestras vulnerabilidades y de las nuevas tácticas que se articulan desde el norte para destruir la revolución.

Sobre este tema Fidel expresó en 1992 al ser entrevistado por Tomás Borge: “Tal vez nosotros estamos más preparados incluso, porque hemos aprendido a hacerlo durante más de 30 años, para enfrentar una política de agresión, que para enfrentar una política de paz; pero no le tememos a una política de paz. Por una cuestión de principio no nos opondríamos a una política de paz, o a una política de coexistencia pacífica entre Estados Unidos y nosotros; y no tendríamos ese temor, o no sería correcto, o no tendríamos derecho a rechazar una política de paz porque pudiera resultar más eficaz como instrumento para la influencia de Estados Unidos y para tratar de neutralizar la Revolución, para tratar de debilitarla y para tratar de erradicar las ideas revolucionaras en Cuba”.

Pero ocho años más tarde, también expresaría Fidel: “Sueñan los teóricos y agoreros de la política imperial que la Revolución, que no pudo ser destruida con tan pérfidos y criminales procedimientos, podría serlo mediante métodos seductores como el que han dado en bautizar como “política de contactos pueblo a pueblo”. Pues bien: estamos dispuestos a aceptar el reto, pero jueguen limpio, cesen en sus condicionamientos, eliminen la Ley asesina de Ajuste Cubano, la Ley Torricelli, la Ley Helms-Burton, las decenas de enmiendas legales aunque inmorales, injertadas oportunistamente en su legislación; pongan fin por completo al bloqueo genocida y la guerra económica; respeten el derecho constitucional de sus estudiantes, trabajadores, intelectuales, hombres de negocio y ciudadanos en general a visitar nuestro país, hacer negocios, comerciar e invertir, si lo desean, sin limitaciones ni miedos ridículos, del mismo modo que nosotros permitimos a nuestros ciudadanos viajar libremente e incluso residir en Estados Unidos, y veremos si por esas vías pueden destruir la Revolución cubana, que es en definitiva el objetivo que se proponen”.

A mi juicio, debemos sentirnos satisfechos de haber llegado hasta aquí sin ceder un ápice en cuestiones de principios, pero nadie puede llamarse a engaño y pensar que el ancestral conflicto Estados Unidos-Cuba ha llegado a su fin.

Desarmarnos ideológicamente en estos momentos sería suicida, cuando, al tratarse de un conflicto de naturaleza sistémica, hacia donde nos dirigimos es hacia un modus vivendi entre adversarios ideológicos. Cuba y los Estados Unidos jamás han tenido una relación normal, no la tuvieron en el siglo XIX, tampoco en el XX, y mientras la esencia del conflicto siga siendo hegemonía versus soberanía, será imposible hablar de una normalidad en las relaciones. Utilizar hoy ese concepto en su acepción clásica puede resultar engañoso y confuso. Cuba ha defendido siempre una normalización, que en nada se ajusta a la visión estadounidense del término. Estados Unidos siempre ha entendido la normalización de las relaciones con Cuba sobre la base de la dominación, que implica que la Isla ceda terreno en asuntos que competen a su soberanía, ya sea en materia de política exterior o doméstica.

Por otro lado, nada indica, hasta ahora, que otro de los pilares básicos de esa política, la subversión en sus diversas modalidades, vaya a cesar. Todo lo contrario, al parecer se irá incrementando con el tiempo a través de lo que Obama denomina vías más creativas y artificiosas que promuevan los valores e intereses norteamericanos. “La administración –dijo el presidente norteamericano- continuará implementando programas de EE.UU. enfocados en promover el cambio positivo en Cuba”.

El Departamento de Estado abrió convocatoria el 22 de diciembre, cinco días después de los anuncios de la Casa Blanca, para financiar programas por 11 millones de dólares que “promuevan los derechos civiles, políticos y laborales en Cuba”.

Si Estados Unidos no renuncia a estos programas injerencistas se corre el altísimo riesgo de que nuevos Alan Gross sean apresados en Cuba y de nuevo se produzca un retroceso en la relación bilateral.

Lo cierto es que la política de los Estados Unidos estará más caracterizada por la guerra cultural y la subversión política-ideológica, que por la idea de llevar a la Isla al colapso económico.

Asimismo, cuando el presidente estadounidense señala que continuará apoyando a la sociedad civil cubana, ya sabemos a cual sociedad civil se está refiriendo y que no es otra que la de los mercenarios que han nutrido las filas de una contrarrevolución fabricada y financiada desde los Estados Unidos.

Tanto la intervención de Obama como el Comunicado de la Casa Blanca demuestran que la administración Obama seguirá manejando las siguientes ideas en su estrategia subversiva e injerencista contra la Isla: “hacer que los ciudadanos obtengan cada vez más independencia económica del estado”, “los cubanoamericanos serán nuestros principales embajadores de la libertad”, “romper el bloqueo informativo”, “apoyar la sociedad civil en Cuba en materia de derechos humanos y democracia”, “empoderar al pueblo cubano y al naciente sector privado en Cuba”. La principal apuesta de la “nueva política” continuara siendo la juventud y dentro de ella: las mujeres, los negros, el sector cuentapropista y el artístico e intelectual.

Dos días después del anuncio del 17 de diciembre, en una conferencia de prensa, Obama fue aún más enfático y claro en sus intenciones hacia la Mayor de las Antillas. Como han sido las palabras menos citadas en los medios reproduzco en extenso los fragmentos que me parecen más importantes en función del análisis que venimos haciendo:

“Comparto las preocupaciones de los disidentes allá y de los activistas de derechos humanos de que este continúa siendo un régimen que oprime a su pueblo. Y como dije cuando hice el anuncio, no espero cambios de la noche a la mañana. Pero lo que sí sé irrevocablemente es que si usted ha estado haciendo lo mismo durante cincuenta años y nada ha cambiado, usted tiene que intentar algo diferente si quiere un resultado diferente.

Y esto nos brinda una oportunidad para lograr un resultado diferente porque de repente Cuba se abre al mundo de una forma que no había sucedido antes. Se abre a los norteamericanos que viajan allá de una forma que no había sucedido antes. Se abre a grupos religiosos que visitan a sus compañeros de fe dentro de Cuba de una forma que no había sucedido antes. Ofrece la posibilidad de ampliar la disponibilidad de las telecomunicaciones y la Internet en Cuba de una forma que no había sucedido antes. Y con el tiempo, eso corroe esta sociedad tan cerrada y pienso que entonces ofrece las mejores posibilidades de conducir hacia más libertad y mayor autodeterminación para el pueblo cubano. Creo que comenzará dando tropezones, pero a través del compromiso tenemos más oportunidad de generar el cambio que si lo hubiésemos hecho de otra forma.

(…)

Pero cómo va a cambiar la sociedad, el país específicamente, su cultura específicamente, pudiera suceder rápido o pudiera suceder más lento de lo que me gustaría, pero va a suceder y pienso que este cambio de política va a promover eso.

(…)

…, y el sentido que tiene normalizar las relaciones es que nos brinda más oportunidad de ejercer influencia sobre ese gobierno que si no lo hiciéramos. (…) Pero lo cierto es que vamos a estar en mejores condiciones, creo, de realmente ejercer alguna influencia, y quizás entonces utilizar tanto zanahorias como palos”.

Se desprende de estas palabras de Obama, una vez más, que no hay cambios en los objetivos estratégicos, que se pretende subvertir nuestra cultura socialista y que seguirán usando la política del palo y la zanahoria cuando lo consideren necesario.

Evidentemente, las medidas anunciadas por Obama nos darán, en la medida que se vayan concretando, un respiro desde el punto de vista económico, y la posibilidad de acelerar la actualización de nuestro modelo económico y social, proceso sobre el que la administración Obama quiere influir y desviar hacia sus intereses. Pero tampoco debemos basar nuestras esperanzas de mejoría económica en espejismos aun no palpables y, aun cuando lo sean, todo debemos seguir fiándolo a nuestros propios esfuerzos, que a las supuestas “bondades” de un vecino tan poderoso.

En sus palabras del 17 de diciembre el presidente hizo alusión a la necesidad de estimular el crecimiento y desarrollo del “emergente sector privado” en la Isla y el comunicado de la Casa Blanca se señala que “se estudiarán diferentes medidas adicionales dirigidas a fomentar el crecimiento de los emprendimientos y del sector privado en Cuba”, lo cual está en total correspondencia con las ideas que en febrero de 2013 aparecieran en un informe del Cuban Study Group, organización que se reconoce como ONG, integrada por empresarios, intelectuales y activistas políticos cubanoamericanos, que se identifican con una “línea más moderada” en la relación con Cuba, el cual entre otras cosas señalaba:

“La codificación del embargo de EE.UU. contra Cuba no ha logrado cumplir con los objetivos establecidos en la Ley Helms-Burton de lograr un cambio de régimen y la restauración de la democracia en Cuba. El continuar ignorando esta verdad evidente no sólo es contraproducente para los intereses de los Estados Unidos, sino que es también cada vez más perjudicial para la sociedad civil cubana, incluyendo más de 400.000 cuentapropistas privados, ya que coloca la carga de estas sanciones directamente sobre sus hombros”.

La idea de que el levantamiento del bloqueo y el establecimiento de los más variados y estrechos vínculos económicos, políticos y culturales entre la sociedad cubana y la estadounidense –con algunos componentes del llamado carril II de la Ley Toricelli-, es lo que verdaderamente puede llevar al “cambio de régimen” en Cuba, no es algo exclusivo del momento actual. Este criterio, aunque sin hacerse dominante como lo es hoy, estuvo también presente con anterioridad en diversos sectores de la clase dominante y en las estructuras de poder de Washington. En la década del 70, fundamentalmente en el período presidencial de Jimmy Carter (1977-1981), se hizo notorio en el propio presidente: “Sentía entonces, como ahora, que la mejor vía para lograr un cambio en el régimen comunista cubano era el restablecimiento del comercio, las visitas y las relaciones diplomáticas”, señaló el ex presidente, en una entrevista concedida en el 2004 a los investigadores estadounidenses Peter Kornbluh y William Leogrande.

El 17 de junio de 1980, Robert Pastor, asistente para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, y Peter Tarnoff, secretario ejecutivo del Departamento de Estado, quienes participaron en varias conversaciones con las autoridades cubanas y con el propio Fidel Castro, escribieron a Carter: “Aunque incluso un levantamiento parcial del embargo es imposible por el momento, debemos reconocer el efecto que podría tener con el tiempo, no sobre las actitudes de Castro sino sobre el entramado de la sociedad cubana. El regreso durante el último año de 100 000 cubanos-americanos para realizar visitas breves puso a Cuba en contacto con el magnetismo económico y cultural de los Estados Unidos y probablemente tuvo un efecto mayor en cuanto a abrir a Cuba que cualquier otra cosa hecha antes por los Estados Unidos. Levantar el embargo y abrir Cuba a las empresas y los contactos estadounidenses no podrían dejar de afectar al régimen de Castro”.

El propio Robert Pastor declararía en una entrevista en el 2009: “Las relaciones normales entre Washington y La Habana podrían hundir a Cuba”.

Lo que estamos presenciando hoy es que Estados Unidos ha traslado el centro de su atención hacia la realidad interna cubana, en la que pretenden incidir más abiertamente y con premura. La apertura de una embajada en la Isla responde igualmente a ese propósito.

Si muchos de los que están a cargo del diseño y la implementación de la política hacia Cuba en los Estados Unidos creían que el bloqueo era funcional a la subversión, ahora se convencen de que más bien le resta efectividad. Si había consenso en que el bloqueo, al crear hambre y desesperación en el pueblo cubano, desataría la ira y el derrocamiento del gobierno, ahora consideran que facilitando al pueblo cubano el acceso a todo tipo de bienes materiales y medios de información, lo empoderan e independizan del gobierno y así, de forma gradual, terminará imponiéndose en la Isla el destino inevitable del capitalismo.

Para Cuba, los retos no dejan de ser enormes, pero al menos hemos dejado atrás una etapa que constituía el escenario menos deseado. No creo que nadie en su sano juicio, prefiera continuar en el punto en que nos encontrábamos anteriormente y que no entienda lo ocurrido como el paso hacia una nueva etapa basada en la victoria cubana.

Hace 56 años, el 8 de enero de 1959, Fidel expresó, en medio de la celebración por el triunfo, que quizás en lo adelante todo sería más difícil. Creo que, también ahora, quizás en lo adelante todo sea más difícil en algunos terrenos, especialmente en el campo del enfrentamiento ideológico y cultural al imperialismo. Del mismo modo, recordaba cuánto necesitaron nuestros mambises a José Martí y a Antonio Maceo en 1898. Los liderazgos de aquellas figuras imprescindibles hubieran ayudado muchísimo a los cubanos a enfrentar los desafíos de inicios del siglo XX. Por suerte para nosotros, esto ha sucedido en vida de nuestros principales líderes históricos: Fidel y Raúl.

La nueva contienda debe enfrentarse no solo en el plano del discurso y la reflexión –no menos importantes-, sino sobre todo, en la transformación real y concreta de la vida cotidiana del pueblo cubano, tanto en el plano espiritual como material. Sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria, pero es la práctica la que en última instancia transforma la realidad. Por eso Fidel insistió en numerosas ocasiones que la Batalla de Ideas eran también hechos y realizaciones concretas. Y el primer vicepresidente Miguel Díaz Canel ha planteado que “el mejor antídoto contra los intentos de subversión del enemigo es hacer las cosas bien en cada lugar”.

Creo, a su vez, que hay que evitar cualquier viso de idealismo voluntarista o de pragmatismo economicista, extremos que conspiran contra el socialismo, y afrontar la transformación de nuestro país de manera orgánica, lo económico junto a lo ideológico y cultural. Se impone una batalla aún más rigurosa y efectiva contra todos aquellos males e insuficiencias de orden interno que en ocasiones resultan más subversivos que la labor de nuestro enemigo y les facilita el trabajo. En especial es necesario desatar una ofensiva a muerte contra el burocratismo, la corrupción, la insensibilidad, la negligencia y la doble moral.

Como sabiamente expresara Graziella Pogolotti a los artistas y jóvenes intelectuales cubanos en octubre del 2013: “…el neoliberalismo propone una concepción totalizadora, una concepción económica, ideológica, social, de irrespeto a las víctimas, a los perdedores, y también cultural, que es la cultura de la banalidad que estamos consumiendo todos en alguna medida. Nuestro proyecto también tiene que ser un proyecto totalizador. Con una articulación que colocaría en otro orden lo político, lo social, lo cultural y lo económico, unido también a una batalla ideológica…”.

Habrá que movilizar a la verdadera sociedad civil cubana –nada que ver con la que defiende Obama- para articular una respuesta coherente a la nueva etapa de confrontación y que toda ella se convierta en nuestro principal y más poderoso núcleo de resistencia cultural.

Desde hace mucho tiempo estamos siendo testigos de una cruenta guerra de símbolos, por lo que resulta ineludible reforzar en el imaginario social nuestros símbolos y atributos nacionales, así como nuestras tradiciones más populares. Hoy nos hace mucho daño el hecho que una bandera cubana no pueda ser comprada a un precio asequible para el bolsillo de la mayoría de los cubanos o que nuestros niños no puedan tener calcomanías, juguetes y otros objetos con la imagen de animados cubanos como el Elpidio Valdés o Meñique y que ese vacío sea llenado por Mickey Mause y el Pato Donald. Al propio tiempo, nuestra ley y reglamento de símbolos nacionales necesita de una actualización urgente, pues la que existe prácticamente nos ata de pies y manos frente a la avalancha neocolonizadora.

La guerra cultural no se da solo en el presente, sino también en el pasado, de ahí que el trabajo con la historia de Cuba revista hoy cada vez más importancia. Escribir y divulgar la historia de la Revolución Cubana en el poder, de 1959 hasta la actualidad, sin que existan anatemas o zonas vedadas, constituye en mi criterio una cuestión de primer orden.

Debemos trabajar en la formación de un pensamiento crítico en nuestros jóvenes y adolescentes, dotarlos de un entrenamiento para el debate, e incentivar en ellos una mirada antiimperialista y anticolonialista. Así podrán cumplir la profecía de Fidel, cuando en el año 2000, dirigiéndose a los agoreros al servicio del Imperio, expresó: “…cumplo el cortés deber de advertirles que la Revolución cubana no podrá ser destruida ni por la fuerza ni por la seducción”.

Notas
Tomás Borge, Un grano de maíz. Entrevista concedida por Fidel Castro a Tomás Borge, Fundación Editorial el perro y la rana, Caracas, 2011, pp.144-145.

Discurso del Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz, en la Tribuna Abierta celebrada en la Plaza de la Revolución «Comandante Ernesto Che Guevara», en conmemoración del Aniversario 47 del Asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. Villa Clara, 29 de julio del 2000. En:http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f290700e.html. (Internet)

Conferencia de prensa ofrecida por el Presidente Obama, el 19 de diciembre de 2014 en:http://abcnews.go.com/Politics/obama-touts-progress-home-abroad-americas-resurgence-real/story?id=27719486 (Internet)

Hoja informativa de la Casa Blanca anunciando cambios en la política hacia Cuba, 17 de diciembre de 2014 en:http://www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-politica (Internet)

Cuba Study Group, “Restablecimiento de la Autoridad Ejecutiva sobre la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, febrero 2013, en:http://www.cubastudygroup.org/index.cfm/restoring-executive-authority-over-u-s-policy-toward-cuba, (Internet)

Entrevista realizada a Carter por Peter Kornbluh y William M. Leogrande, 2004, citada en: “Talking with Castro”, en Cigar Aficionado, febrero de 2009.

Memorándum de Peter Tarnoff y Robert Pastor a Carter, 17 de junio de 1980, The Carter Administration. Policy toward Cuba: 1977-1981, (documentos desclasificados, Biblioteca del ISRI) (Traducción del ESTI).

Entrevista realizada a Robert Pastor por Juan O. Tamayo, en: Posted on Sun, 25 de octubre de 2009.

Discurso pronunciado por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto por el aniversario 55 de la entrada de Fidel a La Habana. Ciudad Libertad, 10 de enero de 2014, en:http://www.cubadebate.cu/opinion/2014/01/13/desterrar-el-inmovilismo-los-dogmas-y-las-consignas-vacias/ (Internet)

Problemas de la Cultura Cubana. Conferencia de la Doctora Graziella Pogolotti, en el Segundo Congreso de la Asociación Hermanos Saíz, en la Escuela Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, el 18 de octubre de 2013. (Folleto)

Discurso del Presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz, en la Tribuna Abierta celebrada en la Plaza de la Revolución «Comandante Ernesto Che Guevara», en conmemoración del Aniversario 47 del Asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. Villa Clara, 29 de julio del 2000. En:http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2000/esp/f290700e.html. (Internet)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Quién bloquea a quien? Cuba y la Internet

INTERNET CUBA MEJOR

El nerviosismo que se ha apoderado de la derecha latinoamericana con la “normalización” de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba ha desatado una serie de manifestaciones que asombran por la impunidad con que se desfigura la realidad. Un ejemplo lo ofrece la columna de Andrés Oppenheimer en La Nación del Martes 2 de Febrero cuyo título lo dice todo: “La clave de la libertad en Cuba es el acceso a Internet.” El articulista, conocido por su visceral rechazo a toda la obra de la Revolución Cubana, se pregunta si “el régimen cubano aceptará la ayuda estadounidense para expandir el acceso a Internet.”

Poco más adelante recuerda que en su discurso del 17 de Diciembre del 2014 Obama dijo que “Washington eliminará varias regulaciones que impedían a las empresas estadounidenses exportar teléfonos inteligentes, software de Internet y otros equipos de telecomunicaciones, pero a juzgar por lo que me dicen varios visitantes que acaban de regresar de la isla, hay buenas razones para ser escépticos respecto de que el régimen cubano lo permita.” El remate de su artículo es de antología: “Washington debería centrarse en Internet. Y si Cuba no quiere hablar del tema, Estados Unidos y los países latinoamericanos deberían denunciar al régimen cubano por lo que es: una dictadura militar a la que ya se le acabaron las excusas para seguir prohibiendo el acceso a Internet en la isla.”

Prefiero no perder tiempo en rebatir la inaudita caracterización de Cuba como una dictadura militar, que en un examen de Introducción a la Ciencia Política merecería el fulminante aplazo del estudiante que osara manifestar una ocurrencia (que no es lo mismo que una idea, más respeto a Hegel, ¡por favor!) de ese tipo. Oppenheimer no es uno de los energúmenos que pululan en la televisión norteamericana, violadores seriales de las más elementales normas del oficio periodístico. Pero el nerviosismo y la desesperación que se ha apoderado de los grupos anticastristas de Miami -cada vez más reducidos y desprestigiados- lo deben haber contagiado e impulsado a escribir una nota pletórica de falsedades. Me limitaré a señalar tres.

Primero, no puede ignorar que a causa del bloqueo Cuba ingresó parcial y tardíamente al ciberespacio, y cuando se produjo la vertiginosa expansión de la banda ancha y de la Internet la Casa Blanca presionó brutalmente a quienes le ofrecían esos servicios a la isla para que los interrumpieran de inmediato, orden que por supuesto no pudo ser desobedecida por los pequeños países de la cuenca del Caribe. Por eso, hasta la llegada del cable submarino procedente de Venezuela, hace poco más de un año, la conexión de Internet en Cuba se hacía exclusivamente por satélite. Ahora existe ese enlace físico, pero desgraciadamente el grueso del creciente tráfico cubano todavía debe transitar a través de lentos y muy costosos enlaces satelitales, y con un ancho de banda absolutamente insuficiente. Problemas que no se deben a una decisión de La Habana sino a la obcecación de Washington.

Segundo, antes de preguntarse si La Habana  aceptará la ayuda que promete Obama convendría que Oppenheimer averiguase si Washington aceptará poner fin al cerco informático dispuesto en contra de Cuba. Su argumento parece salido de una canción para niños de María E. Walsh: “El reino del revés”.  No fue Cuba quien ante el advenimiento de la revolución de las comunicaciones decidió hacerse un harakiri informático sino que fue el imperio quien, consciente de la importancia de esas nuevas tecnologías, extendió los alcances de su criminal bloqueo para incluir también a la Internet. Cualquiera que haya visitado ese país sabe que no se puede acceder a muchísimos sitios de la red ni disponer de los principales instrumentos de navegación en el ciberespacio. Si lo intenta casi invariablemente aparecerá un fatídico mensaje de “Error 403” diciendo algo así como “Desde el lugar en que se encuentra no podrá acceder a este URL” u otro más elocuente: “El país en el que se encuentra tiene prohibido acceder a esta página”. No se puede utilizar el Google Earth, o  las plataformas de desarrollo colaborativo Google Code y Source Force, o descargar libremente las aplicaciones del Android. Y cuando se puede, el reducido ancho de banda hace prácticamente imposible trabajar con un mínimo de rapidez y eficiencia. Todo esto, ¿por culpa del gobierno cubano?

A mediados del año pasado el CEO de Google, Eric Schmidt, encabezó una delegación que visitó a Cuba como respuesta a las acusaciones de que el gigante informático bloqueaba el acceso a sus servicios. Después de comprobar que  varios productos de Google no estaban disponibles Schmidt señaló oblicuamente al responsable al decir que “las sanciones estadounidenses en contra de Cuba desafiaban a la razón.”

Tercero, tal vez Oppenheimer tiene razón en su escepticismo, pero no por causa de Cuba sino de Estados Unidos. Porque, ¿cómo olvidar que a comienzos de su primer mandato Obama ya había prometido lo que volvió a prometer hace poco más de un mes: “suavizar” algunas sanciones contempladas para las empresas informáticas que tengan negocios con Cuba? ¿Qué fue lo que ocurrió? Poco y nada. Ojalá que ahora sea diferente. La Ley Torricelli, de 1992, había permitido la conexión a Internet por vía satelital pero con una decisiva restricción: que cada prestación fuese contratada con empresas norteamericanas o sus subsidiarias previa aprobación del Departamento del Tesoro.

Este impuso estrictos límites y estableció sanciones extraordinarias –por ejemplo, multas de 50 000 dólares por cada violación- para quienes favorecieran, dentro o fuera de los Estados Unidos, el acceso de los cubanos a la red. Lo que hizo Obama, en Marzo del 2010, fue eliminar algunas de estas  sanciones, especialmente para las empresas que faciliten gratuitamente aplicaciones de correo electrónico, chat y similares. Pese a ello, en 2012, la sucursal en Panamá de la compañía Ericsson tuvo que pagar una multa de casi dos millones de dólares al Departamento de Comercio de Estados Unidos por violar las restricciones de exportación de equipos de comunicación a Cuba. Como siempre: una de cal, otra de arena. Por eso la accesibilidad sin restricciones a la red continúa tropezando con los grilletes del bloqueo. La “ciberguerra” que Washington le ha declarado a Cuba, un país que sigue estando escandalosamente incluido en la lista de los “patrocinadores del terrorismo”, continúa su curso. ¿Cumplirá esta vez Obama con su promesa? ¿Quién es el que “prohíbe” el acceso a la Internet en Cuba?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Al concluir Obama su mandato, se pueden revertir los cambios positivos alcanzados?

https://www.youtube.com/watch?v=oj5qT2wZGBU

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Cuba debe ceder algo a Estados Unidos a cambio del restablecimiento de relaciones?

https://www.youtube.com/watch?v=pk2H6USiMEI

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Cuál es la situación de los diplomáticos cubanos en Washington y Nueva York?

https://www.youtube.com/watch?v=rh_TfQCdFRY

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Cambian los objetivos estratégicos de EEUU respecto Cuba?

https://www.youtube.com/watch?v=8KjNFFMt-QI

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

La Ley de Ajuste Cubano y la política de “pies secos” y “pies mojados” en las relaciones Cuba EEUU

https://www.youtube.com/watch?v=zGvjhcnfCng

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario